Stanley Coren es un reconocido psicólogo estadounidense que se especializa en las relaciones entre dueños y perros. Hace algunas semanas, en su columna Canine Corner, Stanley habló de la capacidad de los perros para hacer sonreír a las personas.

Para la mayoría de las personas, interactuar con perros les produce una reacción positiva. Por eso, los perros de terapia son de gran ayuda para ayudar a los pacientes a reducir el grado de estrés que les suponen ciertas situaciones.

En un experimento casero, Stanley y otro amigo, decidieron demostrar que no se necesitan investigaciones con métodos muy complejos para demostrar que los perros tienen una increíble capacidad para sacarte una sonrisa.

Así que, aprovechando un desfile enfrente de su casa y que a su perro, un precioso Cavalier King Charles Spaniel, le encanta acostarse en la ventana, decidieron analizar cuántas personas se giraban para ver al perro y, de esas, cuántas sonreían.

El experimento tendría tres tipos de respuestas:

  • La persona sonríe cuando ve al perro.
  • La persona no cambia su expresión.
  • La persona hace cara de enfado.

Observaron durante una hora y, como podrás imaginar, los resultados fueron muy claros. 96 personas se giraron para ver al perro. De esos, 71 personas sonrieron (74% de la muestra) mientras que los 25 restantes no cambiaron su expresión. Esto quiere decir que NINGUNA persona puso cara de enfado. Es más, de los 71 que sonrieron, la mayoría de los que iban acompañados avisó a su compañero para pudiera ver al perro y, de nuevo, sonreír.

Así que sí, tu perro es una máquina para hacerte sonreír que debes aprovechar todos los días.