Aquí estáis tú y tu mascota disfrutando de un agradable viaje en coche, en una soleada tarde de verano, rumbo a un espléndido parque. De repente, tu mascota no parece encontrarse demasiado bien. Y en menos de nada reaparecen esas chucherías que le diste antes de salir de casa, pero esta vez en forma de vómito sobre el asiento de tu coche recién aspirado.

Los mareos causados por el movimiento -o cinetosis- pueden transformar el más corto de los trayectos en una experiencia verdaderamente desagradable para ti y para tu perro. Afortunadamente, hay cosas que puedes hacer para controlar el vómito y las náuseas de tu mascota y hacer que vuelva a disfrutar de la aventura de viajar.

¿Qué provoca el mareo de los perros?

Desarrollo del oído
Al igual que ocurre con los seres humanos, el mareo causado por el movimiento afecta más a los jóvenes que a los adultos. Esto se debe a que las estructuras del oído que controlan el equilibrio no están plenamente desarrolladas en cachorros y perros jóvenes.

Coche igual a náuseas
No a todos los perros se les pasa la cinetosis. Si tu perro sufre mareos durante los primeros viajes de su vida, probablemente relacionará el coche con las náuseas, incluso aunque sus oídos estén completamente formados.

Ansiedad
Las náuseas pueden provocar ansiedad lo que, a su vez, agrava la situación. El resultado es un círculo vicioso.

¿Cómo puedo saber si mi perro sufre cinetosis?
Las caras peludas de los perros no se ponen verdosas como ocurre cuando los seres humanos se marean, pero hay algunas señales indicativas:

  • apatía
  • aletargamiento
  • ansiedad
  • bostezos
  • exceso de salivación
  • lloriqueo
  • vómito

¿Cómo puedo evitar que mi perro se maree?

Trata de que tu perro viaje lo más cómodo posible.

De frente, no de lado
Coloca a tu perro de forma que mire hacia delante y no por las ventanillas laterales. No es buena idea que viaje en el asiento del copiloto por el riesgo que entraña el airbag. En lugar de ello, utiliza un arnés para mascota o acomódalo en un transportín.

Abre ligeramente la ventanilla
Llevar la ventanilla bajada unos centímetros mientras el coche está en movimiento ayuda a equilibrar la presión del interior del vehículo con la presión exterior. Y, además, mantienes el coche fresco y ventilado.

Menos comida antes de viajar
Nada de comilonas antes de salir a la carretera. Lo que sí puedes dar a tu mascota, justo antes del viaje, es una chuchería dulce (una gominola, por ejemplo) ya que reduce la sensación de náuseas. Pero recuerda: el chocolate es un veneno para los perros, así que nada de utilizarlo como golosina.

Trucos para evitar la cinetosis por asociación
Si tu perro empieza a desarrollar síntomas de ansiedad y malestar ante los viajes en coche, puedes:

  • olvidar el coche durante un par de semanas
  • utilizar otro coche
  • realizar pequeños trayectos a lugares en los que tu perro disfrute como, por ejemplo, el parque

A continuación, empieza a reforzar lentamente su tolerancia a los viajes haciendo lo siguiente:

  • acostúmbralo a que se acerque al coche
  • permanece algún tiempo en el interior del coche con el motor apagado
  • realiza pequeños recorridos alrededor de la manzana
  • recurre a las golosinas para hacer de tu coche un lugar agradable (pero no le des demasiadas si no quieres que lo paguen los asientos)
  • reserva algunos juguetes especiales exclusivamente para el coche

¿Cómo trato y evito que mi perro se maree durante los viajes?
Tu veterinario puede recetarte la medicación adecuada para evitar los mareos de tu perro, sin necesidad de sedar al animal y así poder disfrutar del viaje sin vómito y sin sedación.

Si tu perro sufre cinetosis o estás a punto de salir de vacaciones, pregunta a tu veterinario qué es lo mejor para tu acompañante de cuatro patas.

Documentación e información técnica