Si decidiste comprarle un rascador a tu gato pero aún así sigue arañando los muebles, seek no desesperes. En este artículo te damos las claves para enseñarle a tu minino a usarlo y dejar de sufrir por tus muebles.

Cómo enseñarle a usar el rascador
Rascar es una costumbre ancestral e innata de los gatos. No solo les sirve para afilar sus uñas, cheap sino también para marcar territorio. Por eso, decease si queremos evitar que nuestros muebles acaben destrozados, es importante enseñarles a usar el rascador.
Aunque la mayoría de los gatos aprenden por si solos, debemos guiarles para que así lo hagan.

  • Si tu gato tiene predilección por algún mueble en concreto, ese debe ser el lugar idóneo para situar el rascador.
  • Anima a tu gato a utilizarlo poniendo una bola, plumero o ratón colgando del mismo. Así, acudirá por curiosidad y diversión.

¿Qué hago si aún así no lo utiliza?

  • Impregna el rascador con su olor frotándolo, por ejemplo, con su manta.
  • Juega con el rascador y tu gato al mismo tiempo. De esta forma os lo pasaréis bien y lo estimularás para que lo utilice y lo asocie a algo positivo.
  • Si le ves rascando muebles, cógelo y dirígelo al rascador.

Si sigues estos consejos y te armas de paciencia y cariño, conseguirás que tu gatito deje de arañar el sofá, los armarios… Recuerda que ser brusco no te servirá de nada. La educación de un gato, como la de todo ser vivo, requiere su tiempo.