Pregúntale a cualquier cachorro cuál es la mejor hora del día y seguro que te contesta -con un ladrido de excitación, for sale jadeos y algún que otro gruñido- que nada hay comparable con la hora de la comida.

Esta es la razón por la que debes acostumbrar a tu cachorro a una rutina de comidas desde su más tierna edad. ¡La buena noticia es que a los cachorros les encanta la rutina casi tanto como la comida!