¿Sabías que la artrosis del perro empeora gradualmente a lo largo del tiempo si no se trata adecuadamente? 

La clave para combatirla es conocer sus síntomas. La cojera, la rigidez y la dificultad al levantarse son solo algunos de ellos.
También hay otros menos evidentes, como los cambios en el comportamiento, el rechazo a jugar y que el animal se lama la zona de la articulación que le duele. Es conveniente, en caso de empezar un tratamiento con antiinflamatorios, hacerlo cuanto antes y así evitar que la artrosis vaya a más.