Pregúntale a cualquier cachorro cuál es la mejor hora del día y seguro que te contesta -con un ladrido de excitación, for sale jadeos y algún que otro gruñido- que nada hay comparable con la hora de la comida.

Esta es la razón por la que debes acostumbrar a tu cachorro a una rutina de comidas desde su más tierna edad. ¡La buena noticia es que a los cachorros les encanta la rutina casi tanto como la comida!

¿Cuántas veces tengo que dar de comer a mi cachorro?

Una vez destetado, debes alimentar a tu cachorro tres o cuatro veces al día hasta que cumpla los seis meses de edad. A partir de entonces, puedes reducir la frecuencia a dos veces diarias.

Te recomendamos que utilices el mismo tipo de pienso durante al menos seis u ocho semanas para ver si se adapta a las papilas gustativas y al sistema digestivo de tu mascota.

¿Estoy dando a  mi cachorro el alimento correcto?

Los signos siguientes demuestran que estás alimentando a tu perro con el pienso adecuado:

  • pelaje brillante y sano
  • energía a raudales

Entre los signos que indican que el pienso que utilizas tal vez no sea el indicado para tu perro, cabe destacar:

  • lesiones dérmicas
  • diarrea
  • aletargamiento
  • pelaje seco, quebradizo y sin brillo

Si decides cambiar de pienso, hazlo gradualmente a lo largo de una semana. De esta forma, darás tiempo a que el sistema digestivo del cachorro se adapte al nuevo alimento.

Aprender a esperar – tú mandas

Hombres, mujeres y niños primero

Si es posible, come siempre antes de que lo haga tu mascota. Aunque no es fácil resistir esos grandes ojos suplicantes, así aprende quién es el jefe y mejoran los modales de este pequeño comensal.

No a las sobras

No podíamos pasar por alto el tema de las sobras. No alimentes a tu cachorro con ellas. Es poco probable que sean nutricionalmente adecuadas para él y pueden dañar su pequeño estómago.

Cerrado, vuelve más tarde

Y, por último, no dejes que la comida permanezca en el comedero de tu cachorro a lo largo del día. Si al cabo de veinte minutos no se la ha comido, retírala.

La hora de la siesta

Una vez que tu cachorro haya comido, déjale que descanse -esto le ayuda a hacer la digestión y evita las molestias estomacales. Y al igual que la mayoría de nosotros, es muy posible que el cachorro tenga que hacer sus necesidades tras la comida. Tenlo en cuenta cuando le enseñes a hacer sus necesidades.