Adoptar una mascota no es una decisión que se pueda tomar a la ligera y, si estás dudando en adoptar un perro o un gato, no sirve con las experiencias de nuestros amigos, ya que es importante tener en cuenta tanto nuestra personalidad, como la de estos animales.

No es fácil elegir al animal con el que compartir la vida. Hay quien cree que tiene el tiempo necesario para cuidar a un perro pero, sin embargo, su dinámica vital se adaptaría mejor a un gato.  Por eso, antes de dar el paso, es importante que reflexiones sobre los siguientes aspectos.

Tiempo

Si eres una persona ocupada, con poco tiempo para el ocio y que, generalmente, llega tarde a casa, no es recomendable que adoptes un perro a no ser que vivas con otra persona que pueda hacerse cargo de él cuando no estás. Hay que tener en cuenta que un perro necesita tres paseos diarios y, además, es un animal social que precisa de interacción con sus dueños.
Por el contrario, un gato puede pasar hasta tres días solo si se le deja la cantidad de agua y comida adecuadas.

Perfil

Si bien no existe un perfil de dueño de perro o gato, hay que tener en cuenta las diferencias entre ambos animales en cuanto a carácter se refiere.

Mientras que un perro busca el contacto con sus dueños de manera frecuente, el gato lo busca cuando le apetece, lo que casi nunca coincidirá con los momentos en los que querrás acariciarle o tenerlo en tu regazo.

Por lo general, los gatos son más dormilones que los perros y, su actividad nocturna es más común de lo que muchas veces nos gustaría.

Otro dato importante a tener en cuenta es que los gatos necesitan afilar sus uñas y, en muchas ocasiones, lo suelen hacer en los muebles de la casa. Es cierto que los perros tienden a morder todo lo que encuentran en su camino, pero este comportamiento suele darse cuando son cachorros y, si se les educa correctamente, dejarán de hacerlo al tiempo.

En cualquier caso, perro o gato, una vez se opta por adoptar, lo realmente importante es comprometerse para cuidarles durante el resto de su vida, hacerles felices y respetar su naturaleza.