Con lo bonitos que son, ¿por qué se asocia a los gatos negros con la mala suerte?

Aunque los gatos sean de los animales de compañía más populares y queridos, algo cambia cuando el gato es negro… pero, ¿por qué?

Mitos
Al parecer, las primeras asociaciones surgen en el siglo XIV y se relacionan con la peste, ya que se culpó al gato de la transmisión de esta enfermedad, persiguiéndose indiscriminadamente a todos los felinos. Lo que se demostró fue un error, pues los gatos conseguían disminuir la población de las ratas, verdaderas culpables de la transmisión de esta enfermedad terminal.

En la península ibérica, los celtas fueron los primeros que asociaron los gatos negros a la mala suerte por su relación con las brujas, que los tenían de animal de compañía. Con el tiempo, las brujas fueron acusadas de convertirse en gatos negros, por lo que ver a un minino de este color significaba ver a una bruja y, por tanto, mala suerte.

… Pero no en todos sitios ha sido así

En el Antiguo Egipto, los gatos negros eran sagrados y adorados, relacionados con el culto a la diosa Bastet. Matarlos era un crimen capital y cuando el gato de una familia moría, era momificado y la familia entraba en luto.

En la Inglaterra victoriana se consideraba que si los recién casados se encontraba con un gato negro, esto simbolizaba properidad en el matrimonio.

En otras culturas, los gatos negros no son vistos como un mal augurio. Los escoceses piensan que es buena suerte tenerlos en casa y, los japoneses, recomiendan que las mujeres jóvenes los tengan en sus casas para conseguir pareja.

El gato negro en nuestros días
Aunque atribuir la “mala suerte” a cruzarse con un gato negro es solo fruto de la superstición, un estudio de científicos del Long Island College Hospital de Nueva York (EE UU) reveló hace poco que estos felinos sí pueden afectar negativamente a las personas alérgicas.

Según un estudio dado a conocer en la revista Annals of Allergy, Asthma and Inmunology, los investigadores observaron que los gatos de pelaje oscuro provocaban más estornudos y problemas respiratorios a los pacientes con alergia que los de color claro. Según los autores, se debe a que producen más cantidad de una sustancia en su piel, su saliva y sus glándulas sebáceas, la proteína fel d1, que causa los síntomas de la alergia