Cuando hablamos de mascotas, seguramente los primeros animales que nos vienen a la cabeza son los perros y los gatos, las más habituales hoy en día.
Según estudios realizados por el experto en animales Taylor Truitt, veterinario en una clínica de Nueva York  (EE.UU.), el tipo de mascota que elegimos suele encajar con nuestra forma de vida y revela características de nuestra personalidad.
Richard Wiseman, psicólogo, explica en su libro 50 segundos: Piensa un poco, para cambiar mucho, que los dueños de peces son los más felices, los de perros los más divertidos, los de gatos los más independientes y emocionalmente sensibles y, los de reptiles, los más independientes…

Perros

Los dueños de perros tienden a ser personas saludables, con una mejor gestión del estrés. Además, otro estudio reveló que los dueños de perros se definían a sí mismos como más extrovertidos y agradables.

Gatos

Aquellas personas que tienen gatos, tienden a ser aventureros y creativos, pero también más ansiosos, independientes y cautelosos. Otra faceta desvelada por la Universidad de Carrol, en Wisconsin (EE.UU), afirmaba que los dueños de felinos son más introvertidos e incorformistas, así como más inteligentes que los dueños de perros.

 

No está de más recordar que los perros considerados “potencialmente peligrosos” sólo son así si no se les educa adecuadamente. Así, otro estudio de la Universidad de Leicester llegó a la conclusión de que las personas antipáticas prefieren este tipo de perros.

Y tú, ¿eres de perros o de gatos? 😉