En los últimos años, está aumentando la tendencia de permitir la entrada de los animales de compañía en hospitales, colegios, e incluso oficinas. Empresas como Google o Amazon, por ejemplo, son dogfriendly y es que, esta política, además de facilitar el cuidado de las mascotas a sus dueños en horario laboral, tiene muchos más beneficios.

Disminuye el nivel de estrés
Según un estudio publicado por la Virginia Commonwealth University, aquellos propietarios que pueden ir a trabajar con su perro ven como sus niveles de estrés disminuyen. Para confirmarlo se compararon los niveles de estrés a lo largo de toda una jornada laboral de tres grupos diferentes de empleados. Por un lado, aquellos que habían llevado el perro a la oficina y los que habían dejado el perro en casa y, por otro, los que no tenían animales de compañía.

Se analizaron muestras de saliva en búsqueda de indicadores hormonales de un repuesta de estrés y se usó un sistema de autoevaluación donde cada persona declaraba el nivel de estrés percibido. Sin embargo, destacó que esta reducción del nivel de estrés solo se produce en los propietarios de perro que llevaron su animal a la oficina, ya que aquellos que dejaron su perro en casa o los que no tenían animales de compañía se beneficiaron en menor medida.

Aunque los participantes sí que comentaron que los perros son una presencia positiva, que aumenta la cooperación entre compañeros de trabajo y la moral de los empleados, además de aliviar el estrés. Así que parece que los beneficios podrían ser más generales.

Mejora la comunicación
Muchos estudios confirman que el perro impulsa la creación de conversaciones y la interacción entre personas.

Aumenta la productividad
Hacer pequeñas pausas durante la jornada laboral contribuye a mejorar el rendimiento. De este modo, ¿qué mejor compañero que nuestro perro para hacer este descanso?

Ahorro
Al estar con su perro en la oficina, el dueño no tendrá que gastar dinero en terceras personas o servicios que se hagan cargo del peludo en determinadas ocasiones. Por lo tanto, esto generará una mayor satisfacción laboral y, de nuevo, mayor productividad.

Y todos estos, sin tener en cuenta todos los beneficios que esta situación tendrá para la mascota.

Ante todo, hay que tener en cuenta que no todo el mundo se beneficia al tener un animal cerca. Por ejemplo, los alérgicos a las mascotas o aquellos a los que determinados animales les dan miedo. Por este motivo, lo más aconsejable es que la empresa establezca unas normas para que los empleados puedan aprovechar la oportunidad de llevar a su mascota a trabajar con ellos y que el beneficio sea global para toda la compañía.