Que tu perro no te obedezca puede resultar frustrante y en muchos casos, peligroso. ¿Alguna vez ha salido corriendo y no te ha hecho caso cuando le llamabas? ¿muerde sin parar tus cosas? ¿no quiere pasear con correa? Sigue leyendo y sabrás las claves para entrenar a tu perro.

1.- ¿Cómo quiero educar a mi mascota?

Cuando un cachorro llega a casa y es la novedad, todo te hará gracia. Será adorable cuando intente comer tu comida, cuando muerda tus zapatillas… ¿Pero te seguirá haciendo tanta gracia cuando crezca?
Es importante educarles desde cachorros para enseñarles, por lo menos, las normas básicas de convivencia. Si le permites todo desde pequeño, cuando crezca no va a entender qué está bien y qué mal. Por eso, es necesario que apliques las reglas desde el primer día.

2.- Toda la familia debe educar al perro en la misma línea

No sería la primera vez que intentas educar a tu perro y un familiar le permite todo, echando a perder todo el trabajo que has llevado a cabo con anterioridad. Si unos le educan en una línea y otros, siguen otra distinta, lo único que conseguiréis será generar confusión a vuestra mascota.
Fijad entre todos unas pautas y cumplirlas a rajatabla.

10672007_S

3.- ¿Cómo me llamo?

Quizás lo más importante en un primer momento, es que tu perro reconozca su nombre y atienda cuando se le llama. Al principio será complicado, pero debes entender que está empezando a comunicarse. Por eso, no te desesperes… Ármate de paciencia y, si no te obedece, dale unos minutos de descanso y vuelve a empezar. La recompensa merece un esfuerzo.

4.- Socialización

Que aprenda a socializar significa que tu perro pueda relacionarse correctamente tanto con otros perros, como con otros humanos.
Cuando tu cachorro salga por primera vez de casa será normal que tenga miedo, ya que todo será desconocido para él.
Pasear a tu mascota por distintos sitios, hará que se familiarice con distintos elementos de la ciudad, como las bicis, los coches, otros viandantes…
Si tu perro se porta bien durante el paseo, o cuando se le acerca un desconocido, puedes premiarlo para que gane confianza y aprecie la compañía de las personas.

4253309_S

 

5.- No morder

Desde el día que tu cachorro llegue a casa, debes poner en práctica un programa de adiestramiento para que aprenda a no morder.
Debes permitirle que muerda puesto que está desarrollando los dientes, pero es fundamental que le enseñes qué morder y qué no. Es decir, puede morder juguetes o mordedores, pero practica también con tu mano y, en cuanto presione más fuerte de lo normal, párale y aléjate de él.

6.- Adiestramiento en positivo

Se ha demostrado que es más eficaz adiestrar reforzando las conductas positivas y evitando las negativas. Si solo lo riñes cuando actúa mal y no valoras lo que hace bien, se desmotivará.
Además de las golosinas, existen otros métodos de adiestramiento en positivo, como las caricias o los halagos.

7.- Quedarse solo

Tristeza y ansiedad por separación son las consecuencias cuando tu perro no ha aprendido a quedarse solo en casa. Desde que tu cachorro llega a casa, haz salidas cortas y ve aumentando la duración poco a poco. Durante tus salidas, déjale en compañía de sus juguetes preferidos y, al principio prémiale cuando se quede tranquilo en casa.

8.- Cómo reñirle

No te alteres cuando te enfades con él, no le grites, ni sueltes una retahíla de palabras. Bastará con decir la palabra ‘no’ siempre en un mismo tono.

9.- Pasear con correa

Un error frecuente es responder con más tirones de correa a los zarandeos de tu perro. Esta respuesta es un error que hay que evitar.
Los premios (golosinas, caricias o halagos) pueden ser un buen método de adiestramiento. La clave, es ofrecerlos antes de que el perro de el primer tirón y repetirlos durante el paseo. De este modo, el animal estará pendiente de nosotros, caminará más cerca y aprenderá a estar atento de su dueño.

10.- Intercala breves periodos de adiestramiento con juegos y paseos