Tener mascotas es una de las experiencias más enriquecedoras, no rx pero cuando se junta con otra de las cosas más bonitas de la vida, discount tener un hijo, pueden surgir dudas en cuanto al cómo compaginar estos dos roles y qué hacer durante el embarazo.

Aunque los expertos coinciden en que los animales, generalmente, resultan inofensivos tanto para la futura mamá como para el bebé, es cierto que durante el periodo de gestación hay que tener en cuenta determinados factores.

Consejos

La salud e higiene son primordiales para que no exista un factor de riesgo pero, además, existen otras medidas a tomar en cuenta:

  • La toxoplasmosis es una infección causada por un parásito y puede ser transmitida por los gatos. Debido a que los mininos expulsan el parásito a través de las heces, hay que tener especial cuidado a la hora de limpiar el arenero de tu gato.
  • No descuidar por lo tanto la desparasitación del animal.
  • Si tiene perro, asegúrese de que no salte sobre su tripita cuando esté sentada o acostada.
  • Una vez se conozca la noticia del embarazo, es necesario comunicarlo al veterinario, ya

que será esta persona la que aconsejará los cuidados adicionales que se deben tener.

 

Llegada del bebé

 

Hay muchos que toman medidas radicales con la llegada del bebé, como por ejemplo el abandono. En España en concreto, el 13% de los abandonos de felinos en España se produce antes la llegada de un hijo.

 

Es necesario tener en cuenta que el vínculo con nuestras mascotas es muy fuerte. Por eso, si este vínculo se rompe de manera radical, las consecuencias para ambas partes pueden ser negativas. Por eso, si es la embarazada la que tiene una relación mayor con el animal, se recomienda que, gradualmente, se establezca un nexo igual de fuerte con otro familiar.

 

Antes de la llegada del bebé será necesario acondicionar el hogar, estableciendo espacios tanto para nuestra mascota como para el nuevo miembro de la familia. Además, es un buen momento para corregir los comportamientos negativos que nuestra mascota pudiera tener.

 

 

Por lo tanto, una mascota sana no supone ningún peligro para las mujeres embarazadas y, además, es necesario tener en cuenta que los niños que crecen con mascotas, suelen desarrollar mejor su sistema inmunológico y, lo más importante… ¡Tendrán un amigo incondicional para toda la vida!