Muchos de nosotros nos vamos de vacaciones con nuestras mascotas y, en caso de emergencia, no siempre es fácil encontrar un veterinario en el destino. Por eso es necesario que, como propietarios de mascotas, tengamos unas nociones básicas de primeros auxilios para poder ayudar a nuestro peludo hasta encontrar a un experto.

  • Mantén la calma: Aunque sea difícil, debemos respirar hondo y mantener la cabeza fría, ya que si nuestra mascota detecta nuestro nerviosismo, solo conseguiremos empeorar la situación.
  • Botiquín: Viaja siempre con un botiquín de primeros auxilios con tijeras, vendas, esparadrapo, algodón, antiséptico, guantes de goma, pinzas, crema para quemaduras y agua oxigenada.
  • Puede presentarse la situación en la que el perro esté inconsciente cuando se le están practicando los primeros auxilios, se despierte y se ponga nervioso. Por eso, es recomendable ponerle un bozal o una venda con el fin de que no nos agreda.

Algunas de las situaciones de emergencia que se pueden producir son:

  • Heridas: Antes de vendarlas hay que lavarlas con agua oxigenada o agua y jabón.
  • Quemaduras: Si no disponemos de crema específica, no hay que vendar la zona afectada.
  • Hemorragias: Hay que aplicar bastante presión en la zona de la herida. El torniquete se puede hacer con una cuerda.
  • Asfixia: Si no respira, se puede intentar reanimarle aplicando presión a ambos lados del tórax. En el caso de que esto resultara insuficiente, se puede cerrar bien la boca del animal y soplar a través de la otra mano cerrada, como si se tratara de un tubo, sobre los orificios de la nariz.
  • Golpe de calor: hay que actuar con rapidez y asegurarse de que respira aire fresco, darle de beber y bajarle la temperatura con baños fríos de agua.

Aunque lo ideal es que sea el veterinario quien actúe, nunca viene mal tener unos conocimientos básicos por si tenemos que actuar rápidamente.

Además, recuerda lo más importante. Antes de emprender el viaje toma precauciones para prevenir el mareo de tu mascota por viaje. Existen tratamientos que no tienen efecto sedante y previenen el vómito.

De lo contrario, el viaje se convertirá en una pesadilla tanto para ti, como para tu peludín.

Documentación e información técnica