¿Se rasca mucho tu mascota?

Si tu mascota se rasca en exceso, revisa su pelaje en busca de pequeños parásitos negros o excrementos de pulgas en su piel. La revisión rutinaria es importante para evitar que las pulgas se propaguen, pues no sólo tu mascota puede padecerlas. Si tu familia comienza a rascarse, especialmente en tobillos, es signo de una infestación por pulgas.

Pero no te preocupes, nosotros te decimos los pasos que debes seguir para controlar la infestación:

1.- Elimina las pulgas de tu mascota para que desaparezcan las molestias. Tu veterinario te aconsejará el mejor tratamiento.

2.- Limpia el entorno, pues las pulgas no solo se encuentran en tu animal, sino en todos aquellos sitios por los que ha pasado. Lava su cama, sus mantas, pasa la aspiradora y limpia todas las zonas frecuentadas por tu mascota.

3.- Elimina la bolsa de la aspiradora inmediatamente ya que las larvas de las pulgas podrían continuar su desarrollo dentro de la bolsa dando pie a una nueva infestación.

4.- Elimina las pulgas que puede haber en jardín, garaje y demás zonas exteriores en las que tu mascota juega habitualmente. Las zonas de arbustos, húmedas y sombrías son especialmente conflictivas.

Si sigues estos pasos, te aseguramos que acabarás con la infestación. Sin embargo, recalcamos que antes de llegar a esto, la prevención es el mejor método. Por eso, pregunta a tu veterinario sobre cómo prevenir las pulgas en tu mascota.