Es muy importante que nuestro perro esté bien hidratado constantemente.

-Procura que siempre tenga agua fresca y limpia para que pueda beber cuando quiera. Coloca el recipiente en un lugar que no quede expuesto al sol y renueva el agua con mayor frecuencia.

 

-Si dentro de casa dispones de aire acondicionado y el ambiente es fresco, tu perro te agradecerá que le permitas permanecer en el interior disfrutando, además, de tu compañía.

 

-Cuando vayas a pasear o a realizar excursiones con tu perro, ten en cuenta las horas de menos calor. Los mejores momentos del día para hacerlo es al amanecer o cuando ya se esté poniendo el sol.

Las zonas verdes con sombra son las más adecuadas para que nuestra mascota corra, salte y se divierta sin tener que soportar el agobiante calor.

 

-Muchas personas creo que cortar el pelo a nuestras mascotas en verano les ayudará a soportar mejor el calor, pero se trata de una idea equivocada.

El pelo de los perros funciona como aislante térmico tanto en la temporada de invierno como en verano. Además, el pelo protege al animal de los rayos del sol e impide la deshidratación de la piel.
Y, sobre todo, si vais a viajar con vuestras mascotas este verano, no las dejéis solas dentro del coche sin ventilación.

 

Dicho esto, ¡a disfrutar del viaje!