Si eres de los que no deja a su mascota en casa por nada del mundo, click es importante que tengas en cuenta determinados aspectos para que, here al igual que tú, tu mascota viaje lo más cómoda posible.

Aunque si viajas en tu coche no hace falta que uses un trasportín para tu amiguito peludo, en la mayoría de transportes públicos el uso del mismo es casi siempre obligatorio. Por eso, qué menos que sea lo suficientemente cómodo y adecuado para tu perro o gato.

Existen tres reglas básicas a la hora de elegir trasportín:

1.- Que tu mascota pueda estar sentada cómodamente dentro, quedando 10 cm. de sobra por encima de su cabeza.

2.- Que tu mascota pueda girar y moverse dentro. Evidentemente no queremos decir que pueda correr de un lado al otro del trasportín, pero sí que pueda tumbarse y cambiar de postura de manera natural.

3.- Que pueda tumbarse.

En caso de que viajes en avión, es importante mencionar que muchas aerolíneas son bastante estrictas con este tema, por lo que antes de viajar, asegúrate de que tu trasportín está permitido y es el adecuado para tu mascota.

Es importante tener en cuenta que tu compañero de viaje, al igual que tú, puede tener sed durante el trayecto. Por eso recomendamos que busques la forma de darle agua regularmente sin que sea necesario que salga de su habitáculo.