Si estás pensando en ponerle un cascabel a tu gato, antes deberías leer este artículo.

¿Por qué no es buena idea poner un cascabel a tu gato?
El principal motivo es el ruido. El cascabel está muy próximo a las orejas de tu peludo y, con el paso del tiempo, someterle a estímulos sonoros de forma continua, hará que tu gato pierda agudeza auditiva además de perturbarle más de lo que crees.

Si conoces a los gatos, sabrás que son animales sigilosos, suaves, delicados y relajados y, para ser sinceros, con un cascabel pegado a su cuello, acabará de los nervios, deteriorando su calidad de vida. ¿Imaginas tener el móvil sonando pegado a cuello todo el día? Seguro que no es nada agradable.

Mitos y verdades
– Todos los cascabeles son malos para nuestros gatos: No.
Para desarrollar su instinto de caza, te recomendamos que escondas un cascabel en un calcetín o en una pelota para que juegues con él, incitándolo a perseguirlo.

– El uso de los cascabeles es peligroso: Sí.
Como ya hemos explicado, los efectos negativos del uso del cascabel son varios.

– El cascabel deja sordo a los gatos: Aunque no haya estudios científicos al respecto, se puede deducir que si le somete a un ruido elevado y constante, tan cerca del aparato auditivo, ocasionaremos un deterioro importante.

Después de leer esto, ¿todavía quieres ponerle un cascabel a tu gato?