¿También tengo que bañar a mi gato? ¿Tengo que bañar a mi perro todas las semanas?
Hay quienes creen que bañar a un perro muchas veces elimina su ‘capa de grasa protectora’. En parte es cierto, pero la higiene de tu mascota dependerá de factores como la largura del pelo, los hábitos, la raza, el tamaño… Si tienes dudas en cuanto a la hora del baño se refiere, sigue leyendo.

Perro
En primer lugar, es importante distinguir entre los perros de pelo corto y los de pelo largo, que son los que más cuidados necesitan.

Si tienes un perro de pelo largo, es recomendable cepillarlo cada día y bañarlos una vez al mes. Sin embargo, en verano, los baños deben ser más frecuentes ya que son un método para aliviar el calor del animal y una forma de evitar que las bacterias que se alojan en su piel, tengan posibilidad de producir infecciones.
Si por el contrario el pelo de tu perro es corto, no debes dejar a un lado el cepillado, pues ayudará a mantener el brillo y eliminar las células muertas. El baño debe darse cuando el ‘olor a perro’ aparece y, esto, se da cuando el animal hace ejercicio físico, se ensucia…

Entonces, ¿cuándo debo bañar a mi perro? El baño debe darse cuando tu perro está sucio o para aliviar los efectos del calor, siempre usando champús específicos o de PH neutro.

Gato
Aunque los gatos controlen su higiene y son unos animales muy aseados, no quiere decir que nunca haya que darles un baño. Eso sí, los baños no son  tan frecuentes como en los perros.

Con lavar a tu gato cada tres o cuatro meses, será suficiente. Además, no olvides cepillarlo regularmente, que además es una buena técnica para evitar las bolas de pelo.