Todos los perros tienen particularidades de lo más graciosas, gestos que los hacen únicos.
En Mascotas Sanas, Dueños Felices, hemos recopilado cinco de esos hábitos que nos sacan una sonrisa cada día.

Perseguir su cola
Vueltas y más vueltas para intentar atrapar su cola. A nosotros nos parece de lo más divertido pero, si notas signos de ansiedad en tu perro cuando lo hace, te recomendamos que consultes a tu veterinario, ya que puede existir algún problema detrás de este hábito.

Cuando corren a buscar la pelota que creen que has tirado
Les encanta jugar contigo y, la mayoría, tienen una pasión desbordada por las pelotas. El ansia que tienen por jugar hace que, en cuanto les tiras el juguete, salgan disparados a atraparlo. Pero, ¿qué pasa cuando haces como que les tiras la pelota pero en realidad la escondes en tu mano? Vuelven confundidos, porque no han oído caer la pelota ni la tienen localizada visualmente.

Cuando les riñes y bajan la cabeza con sentimiento de culpa
¿A quién no le ha pasado que en vez de reñirles al final acabas muerto de la risa?

Sacar la cabeza por la ventanilla
Subes en el coche, bajas la ventanilla e, inmediatamente sacan la cabeza (en la mayoría de los casos con la lengua fuera). Los perros tienen el olfato muchísimo más desarrollado que los humanos y, al ir en coche, reciben millones de partículas olfativas que les hacen disfrutar.

Para que disfruten del viaje, no olvides tomar precauciones para el mareo. Recuerda que existen soluciones que previenen el vómito y sin efecto sedante.

Dormir boca arriba
Son capaces de dormir en cualquier postura, pero una de las que más gracia nos hace es cuando se colocan con la panza hacia arriba. Si tu perro también duerme así, no te preocupes, está en un estado de relajación plena.