Seguro que en algún momento, todos hayáis visto una de estas orugas tan comunes en los pinares, la procesionaria. A primera vista puede parecer una oruga graciosa e inofensicv, pero lo cierto es que es uno de los bichos más peligrosos para nuestro perro.