¿Qué puedes hacer para que tu perro tenga un viaje agradable?

  • Acostumbra lentamente a tu perro a viajar en coche. Si hacéis viajes breves desde que es un cachorro minimizarás en gran medida los problemas de viaje con tus peludos.
  • Deja abierta una rendija de la ventanilla para que tu perro pueda respirar aire fresco durante el viaje.
  • Conduce con precaución y evita frenazos y acelerones innecesarios. Nuestras mascotas sienten los movimientos mucho más acusados que nosotros.
  • Asegúrate de que el interior del vehículo no esté excesivamente caliente ni frío. Los perros no regulan su temperatura corporal tan rápido como los humanos.
  • Haz paradas regulares durante el viaje para que tu mascota pueda bajarse del coche, beber agua fresca y estirar las patas.
  • Viaja lo más relajado posible. Tu perro retiene durante tiempo buenas experiencias y en el futuro también se subirá voluntariamente al coche.